viernes, 1 de enero de 2010

Feliz Navidad!! (con perdón)

Había pensado titular esta entrada "ñoñerías", pero leyendo el texto que viene a continuación, el título es redundante. De todos modos, la aclaración del paréntesis es para aquellos que sólo dicen Felices Fiestas, intentanto evitar todo tinte religioso. Si me permitís, es como si nos enjuagáramos todas las mañanas con algún antiséptico para que a lo largo del día no salgan de nuestra laringe palabras como Nacimiento, Navidad, etc. Tampoco es para tanto!

Este año ha tocado poner el belén en el despacho. Mientras escribo esto, me viene un olor a plástico de hace unos cincuenta años, mezclado con talco (creo que Ausonia). A uno le da un vuelco el corazón. Aparecen miles de imágenes de tu niñez, de aquellos tiempos en que era una tragedia no poder ver el episodio de Spiderman de los viernes por la tarde...o cuando no te dejaban poner el belén hasta el veinte de diciembre (yo quería ponerlo el uno).

Lo cierto es que uno se hace mayor y va viendo cómo la Navidad se hace cada vez más necesaria. Es esa frase tópica de "ojalá siempre fuera Navidad".

Muchas mañanas comento con mis compañeros : menudo coñazo de fiestas!! Porque, verdaderamente, el despilfarro está servido. Qué distinto de aquel portal ¿verdad?

Pero no quiero perder de vista aquella niñez. Cuando tus padres eran...tu seguro a todo riesgo. Luego nos hacemos mayores y desaparece el miedo...aparentemente. El olor al talco del belén nos recuerda aquel cariño de antes de acostarnos, cuando empezaban a salir los miedos de ayer o los de mañana, y nuestro padre, madre o hermanos los barrían con una frase o un beso...o una oración. Eso nos lo trae la Navidad. Es una lástima que no lo recordemos.



En mi anterior entrada dejaba caer la queja de que ya no podríamos ver "Qué bello es vivir" con los mismos ojos, gracias al estado de New Jersey. Bueno, es que hay muchos Mr. Potter por el mundo (vean la película o consulten alguna sinopsis no vaya a que piensen en Harry Potter). Incluso nosotros hemos podido serlo en algún momento. No hace falta ser el protagonista de Cuento de Navidad. Nuestro corazón se nubla con facilidad y dejamos que la mezquindad se apodere de él. Dejamos de cuidar a nuestros padres. Dejamos de sentarnos en el salón con nuestra familia, dejamos de dar los buenos días...y de repente...!!!



Es evidente que no hay que poner el Belén ni ir a Misa de Gallo para dejar que la Navidad (según la he significado más arriba) se instale en nuestra casa todo el año. Yo las estoy pasando de una manera muy humana: nos hemos ido poniendo enfermos todos los de la family, de manera sucesiva. Me ha entristecido saber de personas más o menos queridas...de otros menos conocidos pero por los que siento bastante aprecio. Y me ha entristecido porque ves cómo el irremediable ritmo de la vida hace mella en ellos y no han sido capaces -como seres humanos que son- de superarlo. Algunos matrimonios a los que les va mal. Otros regular. Otros que empiezan. Personas que sucumben, otras que superan obstáculos. Da mucho vértigo. En Navidad aprovechas para hablar con muchas personas a las que tenías olvidadas. Aparecen estas sorpresas, a veces, poco agradables, y piensas: la vida es larga...o no.



En fin. Sólo pensaba en voz alta. Espero que la Navidad y el año que empieza os traiga toda clase de parabienes a todos los que leeis esta entrada (y a los que no también). La Navidad es un anticipo de la Pascua. Permítaseme una metáfora ñoña. Todos nacemos y morimos cada día. Nacemos cuando decimos la verdad y amamos sinceramente. Morimos cuando mentimos o somos cicateros con nuestros semejantes. Pero la esperanza de la Resurrección es permanente (aunque el sr Bono nos llame ortodoxos a lo que creemos en ella...no podía dejar escapar el detallito político, je, je). Desde un ecumenismo absolutamente cristiano: Feliz Navidad y Feliz 2010!!

12 comentarios:

García Francés dijo...

D. Fidelio, su comentario sobre los de las FELICES FIESTAS refleja una vez más la cobardía de quienes, para no herir la susceptibiolidad del extraño, renuncian a sus creencias y a su cultura.

Fuera cruces, fuera banderas, fuera nación... ¿qué esencia nos queda? Cobardía y renuncia.

Un abrazo muy fuerte, amigo mío.

García Francés dijo...

Al Zawahiri, el asesino musulmán que amenaza de nuevo a España

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenos días, don Alfredo! Más fuerte se podría decir, más claro, imposible. Lo que más me molesta de estos nuevos inquisidores es que nos hagan renunciar a la naturalidad. Todo tiene que ser según SU discurso, porque ellos lo dicen. Es como aquel obispo que en los años cuarenta prohibió el baile "agarrao" porque era pecado. Ahora es pecado institucional decir Feliz Navidad. Si es que las protestas de los obispos de ahora son niñerías al lado de las proclamas stalinistas con barniz pseudotolerante de este nuevo Gran Hermano. UN fuerte abrazo!

Muñeca de trapo dijo...

Hola Fidelio,una entrada entrañable, al menos para mi,siento nostalgia de esos años tan felices, de mi inocencia de aquellos años y de lo feliz que me sentía cuando llegaba la Navidad.
...sigo pensando, creo que por suerte para mi, que la fiesta que queda es también preciosa y una de las pocas noches mágicas que quedan.

Para mi siempre, siempre existira la Navidad.

Felices Reyes!!!. Espero no haberme portado muy mal y que me traigan un ordenador, el que tengo esta hecho una autentica castaña.
Un fuerte abrazo.

Miguel dijo...

Me ha gustado el fondo y el tono de tu entrada. Y además, comparto tus ideas. Ahora, los nuevos inquisidores se dedican a prohibir a diestro y siniestro. Incluso aquellas tradiciones ancestrales que a lo largo de la historia han forjado el alma de los españoles (cuidado, esa palabra huele a fascismo...) y que ahora se empeñan en borrar del mapa. Es como si quisieran hacer borrón y cuenta nueva, y crear un engendro amorfo y sin cabeza que está en contra de todo lo que se mueve. Son gente inconformista, que siempre buscarán un pretexto para romper con lo que es. Nunca serán felices. Yo, mientras tanto, te deseo una feliz Navidad (aún quedan los reyes) y que seas feliz.

Un abrazo

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenos días Muñeca de Trapo! Efectivamente, es una noche mágica. Lástima que las energías que se invierten en quitárle la magia no se inviertan en hacer que nadie quede a la intemperie (material o espiritual)al menos esa noche (ojalá fueran más).

También a mí me da mucha nostalgia, sobre todo porque cuando te vas haciendo mayor, faltan personas a las que recuerdas. En fin, la vida. Luego vienen los hijos...
Gracias por tu comentario. Naturalmente que los RRMM se portarán bien con nosotros (espero). UN fuerte abrazo!

Fidelio en el bosque animado dijo...

Muchas gracias, Miguel! ME alegra que coincidamos. Tienes razón en esa especie de amorfo que se está creando. Claro, cuanto menos concreto sea, más fácil es moldearlo a gusto que quienes lo mantienen. Ahora se respeta lo que conviene, y se intenta pasar factura a tiempos pasados, no sé a cuento de qué. Incluso las expresiones habituales se convierten en una forma de clasificarnos. A mí, estas cosas me dan un cierto escalofrío. En fin. Al menos la blogosfera nos deja un espacio para estar de acuerdo o en desacuerdo con unas mínimas reglas de acuerdo. UN abrazo y muchas gracias por tu comentario!

El rincón de Chiriveque dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El rincón de Chiriveque dijo...

Amigo no sé qué pasó, te decía en un mensaje que la Navidad siempre me ha gustado pese a ser algo agnóstico, que he cantado villancicos y adornado la casa siempre. Y que, por supuesto, adoro "Qué bello es vivir". Un abrazo y viva la Navidad de verdad, no la del Corte Inglés...

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Amigos, yo suelo decir ¡¡Feolices Fiestas!! y no por promulgar un tomo agnóstico, ateo, pagano o lo que sea, ni mucho menos cobarde, en aras de un remedo anti etnocéntrico... Lo prefiero así.

Me gustan la "Navidad de verdad" (que dice mi amigo Chiriveque), y también la del Corte Inglés (¿por qué no? Con lo importante que resulta la reactivación del consumo, aunque sea estacional...)

Me alegro de volver a leer otra entrada tuya, amigo Fidelio. Siemrpre inteligente, siempre imprescindible.

¡¡Feliz 2010 a todos!!

Fidelio en el bosque animado dijo...

Querido Chiriveque! LOGICAMENTE no pensaba en usted cuando emití semejante aserto!!!

De manera que : "no-hay-nada-que saber-de-qué-pasó" porque no-pasó-nada!

Sólo pensaba (cuando lo escribí) en aquellos que quieren meternos con calzador la manera de celebrar lo que sea. Es como cuando iba a rezar la letanía de pequeño (luego nos íbamos los rapaces a emborracharnos) y mi tía me decía: "esa va sin velo". Y yo pensaba "¡com si no lleva liguero!", que además rima y era más sugerente!!

Un fuerte, fuerte abrazo!

Fidelio en el bosque animado dijo...

Mi querido Rogelio. Te repito lo susodicho (¿o lo iusoscripto? ya no me acuerdo) y lo de lógicamente, con Times New roman tamaño 40. ¿Cómo voy a pensar en tu "Felices Fiestas" habiendo tanta eminencia que lo repite con tanta carga ideológica?

Como dije en alguno de los comentarios, hasta ahora, todos hemos dicho a lo largo del día Feliz Navidad, Felices Pascuas (a lo George Baily) o Felices Fiestas. Pero claro, no había nada detrás. Tan solo la intención de felicitar estos días "a quien" y "de la manera" que nos daba la gana. Mi protesta es que ahora hay que decir Felices Fiestas.

Hace treinta años, probablemente hubiera escrito en letras grandes
Felices Fiestas ¿M'ejplico? (imitación sarcájtica).

Un placer escribir a sabiendas de que me escuchais. Un fuerte, fuerte abrazo!!!