jueves, 28 de mayo de 2009

Los cuartetos de Haydn



Acabo de comprarme el libro del musicólogo y profesor de la Universidad de La Rioja, Miguel Ángel Marín y vengo emocionado a proclamar que este mes no pienso hablar de política!!

http://blog.musicadecamara.com.es/?page=2 Este enlace nos lleva a otros y a otros que nos pueden resultar de interés. Yo voy a daros mi humilibérrima opinión como lector novato.

El universo de la cuartetos de Haydn es un campo cuyo estudio apasiona, aunque sólo sea por la lectura de este libro y la audición de cuantos podamos. Son una de esas cosas que tendrías que salvar si tu casa se fuera a derrumbar.

El libro está estructurado más o menos siguiendo -como es lógico- un orden cronológico. Pero es que la temática de cada capítulo apasiona. Ya en el prefacio hay una sugerente disertación sobre el compositor, su época y la historia. No oculto mi emoción cuando en la página 17 habla del origen del libro y hace el paralelismo entre los combates por la musicología, y los Combates por la historia de Lucien Fevbre. Creo que dentro de las limitaciones de ser una obra de unas 225 páginas sobre los cuartetos de Haydn, hay sugerentísimas referencias literarias (Tomás de Iriarte) e históricas. Así, el primer episodio nos habla de cómo el instrumento se independiza de la voz a través de la consolidación del concierto público, para seguir con una referencia al cuarteto como forma y como conversación (caps. 2 y 3). En este último es donde nos habla del cuarteto vienés como sublimación de la forma, no en vano, uno se convence de cómo el clasicismo vienés es a la música lo que Velázquez y Goya a la pintura.

El segundo gran bloque del libro se refiere ya al repertorio haydeniano. Me ha encantado el capítulo cinco, donde explica el estudio del contrapunto y cómo, tras una lectura intensiva y extensa en el tiempo del Gradus ad Parnasum, éste se integra en la composición haydeniana.

Muy llamativo ha sido para mí el capítulo de los encargos españoles, donde leemos que el archivo musical de la Casa de Alba contaba con una enorme importancia. Sigue con los capítulos centrales y, probablemente, más sólidos: Londres, el punto de inflexión que supuso la opus 50, Viena y los últimos cuartetos. Con un epígono, como no podía ser de otra manera: la influencia en Mozart y Beethoven; aunque ya en anteriores capítulos hablaba de cómo no era casualidad, que músicos como Brahms compusieran variaciones sobre temas de Haydn. Un último capítulo, a modo de apéndice nos trae una cronología y exhaustiva guía de toda la producción cuartetística. Es cómico ver cómo los editores, como nos cuenta el autor, se afanaban por poner cientos de pseudónimos a los cuartetos en su afán por familiarizar al gran público y a los intérpretes. También de muchos movimientos encontramos una curiosa enumeración, como por ejemplo, el Jinete, la alondra y un largo etcétera.

No imaginaba cuando oí por primera vez el Kaiserquartet hace ya veinticinco años, que el universo de los cuartetos de Haynd revestía tal profundidad. Este 2009, aniversario de su muerte, no ha tenido tanto eco entre los escolares, a los que se bombardea con días para todo. Pero bueno, en cierto modo, dicen que las efemérides, queman al homenajeado. Si es así, mejor no celebremos nada y dediquémonos a leer y escuchar música. Que otros hagan los discursos.

En fin, muchos libros se leen, pero pocos se digieren. Este libro merece una lectura acompañada de audiciones, tardes de solaz y muchos libros de historia. El siglo XVIII fue, sin lugar a dudas, la transformación definitiva de las bases del pensamiento...y de la música.

11 comentarios:

El rincón de Chiriveque dijo...

Hola, a mí me gusta aquél que incluye la melodía del himno alemán. Un abrazo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Hola Chiriveque!! Bueno, en primer lugar, enhorabuena por el triplete y por el pedazo de fútbol que ha exhibido el Barça.

El cuarteto al que te refieres es el opus 76, nº3, Kaiserquartet (Emperador, vamos). El movimiento con el himno de Alemania (el Kaiserlied) es un precioso tema con variaciones. Ese es el primer cuarteto de Haydn que yo escuché, y me encanta. Bueno, el primer movimiento es precioso. En el libro viene un apéndice con las tonalidades de cada movimiento etc, y es una delicia.

Gracias por el comentario. Un abrazo!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Buenas noches amigo.

No ha podido ser más acertada tu "regreso" a la música. (Qué acertada decisión la de dedicarte el próximo mes dedicado a la música; yo intenterá -si puedo- seguir tu ejemplo, en fin...)

Me hace ilusión que traigas a tu bitácora este libro, y no porque lo haya leído sino porque trata de QUIEN trata. Haydn, ni más ni menos.

La cimentación de formas musicales innovadoras (revolucionarias también) en la forma cuarteto, tan propia del clasicismo vienés tienen en Haydn su primer maestro. (Me viene a la memoria un libro, también de Alianza Musica, "El estilo clásico: Haydn, Mozart y Beethoven", de Charles Rosen). Pero es que Haydn es muchísimo más que el "maestro de Mozart o de Bethoven". Es un compositor revolucionario en las formas (Sinfonías Sturm und drang; Sinfonías Londres). Sus misas son exquisitas (al menos las que yo conozco, como la Harmoniemesse... por Gardiner). Los cuartetos son un universo en sí mismos. Y en especial el Opus 20 (los cuartetos del 1 al 6) constituyen una de las cimas en esta forma musical. Yo tengo esta obra en interpretación del Quator Mosaïques y es una delicia.

Y sus óperas (desconocidas hasta hace muy poco por la fonografía); sus oratorios... Es sencuillamente imprescindible este compositor.

Gracias por tu entrada. Magnífica, poliédrica en el bosque encantado.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Pues sí, querido Rogelio! Creo que el ansia conmemorativa y el mercado de solista (con todísimo respeto por supuesto) hace que olvidemos a Haydn injustamente, puesto que su música posee la grandiosidad de Bach y la frescura de Mozart. Es, simplemente, Haydn, sin comparaciones, aditivos ni contextos. El libro está muy bien. Claro, el del Estilo clásico es bastante más amplio. Cada uno en su contexto. Este es una joyita de la que uno puede "echar mano" alguna tarde veraniega para repasar algún año, algún opus y algún guiño al romanticismo. Los cuartetos de Viena son una maravilla. Yo no concibo el op. 76, nº3 sin un estado de ánimo exultante! Un abrazo, y muchas, muchas gracias por tu comentario!

Rubín de Cendoya dijo...

Fidelio, vengo para agradecerte la visita.

No puedo opinar nada de tu post porque nada sé.

Envidia me dais.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Muchas gracias por la visita Rubín. Nada hay que saber, basta con disfrutar de la lectura y de la gente, y compartir. Un cordial saludo!!

Manuel dijo...

Ké passssada, kolega!
Te recuerdo que estamos en el centenario de Haendel.
Un abrazo en sol mayor sostenido.

Fidelio en el bosque animado dijo...

...y no lo parece...será porque ahora los centenarios se celebran de otra manera? Recuerdo el de Mozart en Radio-2. Vaya sesiones!! También recuerdo aquel Mesias que grabé en la primera cadena hace ya...bastantes años. A Rogelio le he dado la lata con esa versión, que sigue siendo mi preferida. No sé, parece que la programación está algo más diluída. Igual me estoy volviendo carca o haciéndome viejo...Otro abrazo..en sol sostenido mayor!!!

García Francés dijo...

D. Rubin, amigo, usted y yo usamos de la misma práctica, venir a abrevar (usted a beber, disculpe) donde los que saben.

D. Fidelio, anímense usted y D. Rogelio (o quizás haya otros expertos aquí), por favor, y explíquenme algo sobre la cita de Las Benévolas.

Es un lujo para mí recibirle en casa. Gracias y un gran abrazo, amigo mío.

janys dijo...

Fidelio; retomaré las palabras escritas a nuestro amigo en común, Rogelio; es una suerte tener la amistad de personas tan cultas y preparadas como ustedes; me encantaría tener el espacio para eduacrme de esa forma. La música es una de las manifestaciones humanas más hermosas y lo que a veces me tranquiliza y conforta. Un beso.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Muchas gracias Janys, pero no hay para tanto mujer! Lo que pasa es que hay cosas que me emocionan. Conocer, conocer y conocer me emocina mucho y os lo cuento. Simplemente eso. Un abrazo!!