jueves, 24 de mayo de 2012

Vida y muerte



Hace unos días nos dejaba el grandísimo barítono Dietrich Fischer Dieskau. Hace unos años, la grandísima intérprete Alicia de Larrocha, que ayer hubiera cumplido años.





Sin entrar en la eterna disquisición sobre el genio del artista y la vida del mismo, sí que me gusta constatar lo que de eterno hay en estos grandísimos artistas. No sé dentro de cuantas generaciones caerán en el olvido (espero que no), ni me importa. La verdad, es que en nuestro ansia por la longevidad, nuestro miedo a la muerte y nuestro afán por el progreso, los occidentales nos hemos convertido en una especie de patéticos héroes clásicos en busca de la inmortalidad.

Bueno, para fugaz disfrute de nuestra alma, aquí seguirán las interpretaciones de estas dos brillantes vidas que han hecho llorar, reir y sentir a millones de personas y a varias generaciones. Gracias.