viernes, 19 de marzo de 2010

Globalización de la hipocresía


Desde febrero de este año no se sabe nada más Aung San Suu Kyi. Sabemos que está bajo arresto domiciliario. Y es que, al final, los disidentes dependen de las agencias de noticias...y no de la ONU. La lucha de esta mujer es algo parecido a muchos disidentes cubanos (con permiso de los hispano-castristas, claro). No digamos el Dalai Lama, que casi es tachado de terrorista.
Volviendo a la disidente birmana, como su ideal no se inscribe en ninguna de las ideologías de occidente, dado que sólo pide libertad y transparencia política para su pueblo, no puede convertirse en bandera de nadie. No invita a la movilización. No nos conmina a tirar tomates ante la embajada birmana (¿o debiera decir myanmaresa?). La protesta por la libertad de esta Premio Nobel de la Paz no da pie a ningún seminario ni a ninguna marcha contra la embajada de EEUU (aunque probablemente, en su momento, permitió la dictadura birmana como parte del Gran Juego del Sureste asiático). Digamos que nadie sabe muy bien qué ideología hay por esas latitudes, con lo cual, primero habría que preguntar ¿es de los nuestros?

Y es que la globalización de las protestas se parece más, según las palabras empleadas por Hugo Chávez, a la excelente película de Martin Scorsesse (Uno de los nuestros). "Compadre, no tengo que darte explicaciones". Parecía uno de los amigos de Ray Liota en A Good Felas. Los buenos compadres no tienen que darse explicaciones. Si eres un buen compadre, si eres uno de los nuestros, movilizamos lo que haga falta. Si no, hay que preguntar de qué familia eres.

Esta mañana hablabamos de los partidos de fútbol en EpC. Hablábamos del respeto a las normas y de su obligado cumplimiento. Razonando y razonando (sí, sí, hay vida en 3º de la ESO) hemos llegado a la conclusión de que la libertad del que da la patada no está en el mismo plano que el derecho del agredido. Algo tan simple, parece haber sido olvidado por esta Europa que renuncia a sí misma y a sus ideales de libertad. Con su ansia de salvaguardar las formas para que todo el mundo diga ¡qué demócratas son los eurpoeos!, nos hemos arrastrado para "dialogar" con serpientes como Milosevic, Mladic y tantos y tantos criminales de guerra. O hemos sido refugio de cleptócratas como el famoso coronel Mobutu. Olvidando a las víctimas o poniéndolas en el mismo plano que sus verdugos a la hora de negociar. Al final, ni siquiera tenemos la decencia de contar los cadáveres.

Si nadie nos lo recuerda, probablemente nos enteraremos de la muerte de Aung San Suu Kyi al final de la sección de exteriores de algún telediario. Ha tenido que morir el disidente Zapata para que sepamos de las Damas de Blanco, cuando llevaban ya mucho tiempo, como pudimos comprobar en la blogosfera, luchando por el derecho a la libertad. Hasta que no hagamos algo más que mandar mediadores (valdría más que mandáramos mermelada), seguiremos asistiendo a la globalización de la hipocresía desde nuestro televisor. De vez en cuando habrá algún Tsunami o algún terremoto...o alguna monja saldrá denunciando el genocidio de miles de personas en algún país que tendremos que buscar en un Atlas. Pero nunca, nunca, podremos dar de lado a nuestros compadres ¿verdad?

7 comentarios:

Manuel dijo...

Si no sales en la tele, es que no existes...
Tanta guerra invisible, tando dolor mudo...
Un abrazo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Tú lo has dicho, querido Manuel, tanto dolor mudo! Un abrazo! Tantos miles de voces que no tienen quien las oiga! Triste mundo este en que inventamos la solidaridad y le ponemos un prospecto bastante exigente. Un abrazo!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Es una entrada bellísima, Fidelio. Bellísima a pesar del dolor que emana. A pesar de la denuncia que expone.

Qué razón tienes cuando describes la ausencia de denuncias masivas a favor de Aung San Suu Kyi: "como su ideal no se inscribe en ninguna de las ideologías de occidente, dado que sólo pide libertad y transparencia política para su pueblo, no puede convertirse en bandera de nadie".

Te adjunto una referencia de AI España sobre la situación de las mujeres en Birmania: http://www.amnistiacatalunya.org/index.php?id=3225&tx_ttnews[tt_news]=6954&cHash=a250656db3.

Un fuerte abrazo, amigo.

El rincón de Chiriveque dijo...

Amigo, te olvidas del dictador africano que habla español, de un cierto país llamado Guinea Ecuatorial. ¿Alguien le condena?. ¿Se le deja de recibir en Moncloa?...

Todo es puro interés, en Irán llevan muchos años sin libertad, sólo cuando desobedecen a EEUU es cuando se crea clima contra ellos. Tantos otros, sin olvidar que al Sáhara o al Tíbet (al que mencionas) se les deja pisotear por Marruecos y China respectivamente sin que nadie haga nada.

Muy buena entrada amigo, y qué pena...

Fidelio en el bosque animado dijo...

Hola Rogelio! Perdona por la tardanza pero quería visitar la página. Bueno. Hay vida más allá!!! Me parece interesantísima. Muchas gracias y un abrazo!

Fidelio en el bosque animado dijo...

No me olvido, querido Chiriveque. Aunque tienes razón. Digamos que lo que se reivindica también tiene detrás intereses. Qué le vamos a hacer. Al menos, que no nos engañen demasiado. No olvidemos la famosa referencia de Kissinger (¡¡) "son unos hijos de p..., pero son nuestros hijos de p..."

También te doy la razón en los casos que mencionas. Impresionante cómo ha cambiado la posición del Dalai Lama. UN abrazo!

García Francés dijo...

D. Fidelio, le felicito, tiene usted toda la razón y toda la sensibilidad para recordárnoslo. Aung San Suu Kyi es una muerta en vida.

Pero la triste verdad es que Asia y África, merecerían estar bajo nuestra lupa y nos dejan indiferentes.

La verdad es que con ETA, FARC y CUBA, la crisis y el gobierno no puedo abrir más frentes. Pero me parece muy generoso de su parte que lo haga usted: El Nuevo Frente Asiático.

Cita usted, "si eres uno de los nuestros, movilizamos lo que haga falta". Cierto, desgraciadamente.

Y la frase me recuerda la que se usaba entre los vascos para señalar a quién no siendo nacionalista, sin embargo, era un buen tipo: "Dejarle que es majo".

Empújenos y le seguimos, D.Fidelio, gracias por sus cariñosos mensajes, le deseo que disfrute con su gente estos días de Semana Santa. Un abrazo, amigo mío.

Marcos Ana

Marcos Ana y enlace a blog de Santiago González