martes, 16 de marzo de 2010

Entonces...?



Entonces...¿puede establecerse una comparación? De poder hacerse, ¿desde dónde la podemos establecer? ¿Desde el derecho a quejarse contra un atentado a la idiosincrasia de la religión? ¿o quizá desde el derecho a satirizar, incluso, la religión? No voy a entrar en el hecho de que la viñeta de cómic en la que aparecen miembros de la iglesia católica (lo pongo en minúscula para despistar...) está sacada de un libro de Educación Secundaria, pues ello daría lugar a un debate, quizás, de más trascendencia e importancia. De hecho, esa es la verdadera importancia: el adoctrinamiento que sucesivamente han sufrido nuestros escolares sin que sus padres lo hayamos percibido. Y es que, como dije en alguna de mis entradas anteriores, hay editoriales....en fin, sin comentarios.


Quiero también traer a colación, el asunto de las famosas caricaturas sobre Mahoma, el Profeta (lo pongo en mayúscula para despistar....), a raíz de lo cual surgió un debate: libertad de prensa o respeto por la religión?

Lo que sí tengo muy claro es que cuando ví las viñetas no pensé en quemar ninguna editorial, ni atacar ningún periódico ni ningún jefe de estado, ni nada por el estilo ¿estoy siendo islamófobo? Nada más lejos de mi intención. Pero hay que dejar muy claro que debate, todo el que se quiera. Radicalismo, violencia, fatwas...excomuniones (si me apuran), nada de nada de nada. Ni en nombre de la Alianza de Civilizaciones ni del ecumenismo ni de nada. La píldora de la tolerancia ha de aplicarse de manera universal...más aún en países democráticos (bueno, presuntamente hasta que los procastristas nos demuestren que no lo son...). Bueno, por fortuna, la última polémica suscitada en ARCO sobre una escultura que aunaba como a tres malabaristas a un sacerdote, un clérigo islámico y un rabino, no pareció levantar las iras de demasiados...

Volviendo a las viñetas en cuestión, personalmente, me dio bastante igual. Al fin y al cabo anticlericalismo es inherente a la rahez (o no) de lo hispánico, lean si no la historia del pobre cura que intentó aplacar un motín en Lorca durante el siglo XVII...otra cosa es que parezca estar instalado en la Moncloa (que lo está). En fin, otros dirán que antes el Dictador iba bajo palio. Bueno, aquello era una dictadura, en democracia, que yo sepa, los jefes de gobierno o nuestro jefe de Estado, no ha desfilado junto a obispos brazo en alto...pero eso es (de nuevo) otro debate.

Hay otras viñetas, sigo diciendo, donde se hacen chistes sobre la historia de la Verónica, etc, etc, etc... que, aunque parodian episodios de cosas sagradas como la Pasión de Cristo (y por favor, no me tomen por Mel Gibson) siguen sin inmutarme, aunque me declare católico. Digamos que, por un lado, defiendo a ultranza la libertad de expresión (si no es mucho pedir, también pido el derecho a réplica) y, como he dicho antes, hay que tener asumido el anticlericalismo endémico del solar (por cierto que con la campaña que al final acabó siendo contra las parejas homosexuales, no se ganaron puntos, precisamente).

No me deja indiferente el doble rasero del debate social, pues obedece, según mi torpe entendimiento, a una malentendida concepción de la tolerancia. Afortunadamente vamos estando más o menos concienciados con temas como la ablación o los matrimonios concertados que acaban en asesinatos de honor...por no hablar de la postura de ciertos países islámicos (no muy lejanos) con respecto al proselitismo de otras religiones. Hay como un miedo reverencial, no sé, algo así como lo que nos pasa con Venezuela: no vaya a que.......cuando en realidad, ciertamente, a veces habría que espetar un auténtico ¡por qué no te callas!

6 comentarios:

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Por supuesto que se trata de doble rasero. Por el papanatismmo imperante (basado en una falsa idea de etnocentrismo). Porque durante mucho tiempo se ha presentado a la jerarquía católica como un grupo (salvaje) de inquisidores. Pero, sobre todo, porque resulta gratis. Sí, amigo Fidelio. Resulta gratis elaborar viñetas que ironicen (pretendidamente) contra el catrolicismo, pero ¡ay de aquél que ose caricaturizar al Profeta!

Debemos ser muy firmes (lo decía yo mismo en otra entrada dedicada a apoyar a Kurt Westergaard) en la defensa de nuestros principios basados en la libertad individual. Nos contemplan Kant, Hegel, Aristóteles,... y debemos ser dignos defensores de su legado.

Fenomenal entrada, amigo mío. UN abrazo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Muchas gracias, Rogelio. Sobre todo, por entender que no se trata tanto de una defensa del catolicismo (que en el plano personal puede serlo) sino más bien un ataque al papanatismo tan grande que padecemos, y una defensa, frente a muchos, de la libertad. Gracias por tu comentario. UN abrazo!

El rincón de Chiriveque dijo...

Ay amigo, el sempiterno tema, que fácil es criticar a la religión católica y como mirarmos de no herir las creencias musulmanas... Triste pero así es, y el peso de la historia intransigente de la religión católica con Inquisición incluida sigue pesando efectivamente... Pero aun siendo la mayoría del país ateo o agnóstico, el cristianismo como tal forma parte de nuestra tradición y deberíamos reconsiderar muchas cosas. Abrazos, amigo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Efectivamente. Yo creo que, en cierto modo, aquellos curas que escandalizaban desde el púlpito hasta al más "meapilas", hicieron mucho daño. De todos es sabido que incluso durante el Concilio Vaticano II, muchísimos sectores de la iglesia española seguían como recién acabada la guerra incivil española. En fin, amigo Chiriveque, lastres de otras épocas que impiden retirar muchas telarañas. Lo que es indudable, como tú dices, es que el cristianismo -junto con el Islam o el mundo árabe-nazarí, o como queramos llamarlo- es un legado irrenunciable. Un fuerte abrazo! Y voy a hacerte una visita.

García Francés dijo...

No nos hagamos ilusiones, somos cobardes, blandos, acomodaticios, D. Fidelio.

Deberíamos defendernos nosotros si nuestros políticos no se atreven, pero, ¿alguien imagina una manifestación espontánea de ciudadanos libres ente la embajada de Venezuela?

Gracias por su afecto, amigo mío.

Carta abierta a Miguel Bosé

Veo asombrado que has desembarcado en Colombia en plan narcocorridista norteño supermacho, hablando de los cojones bien puestos del país, de ofrecerte como negociador con las Farc y alardeando de no ser de derechas. Como Ingrid Betancourt...

Miguel Bosé, "rabioso" izquierdista y nuevo colombiano por adopción

Manuel dijo...

Pues sí, el mundo es la Aldea Global, con toda la nobleza y la mezquindad humana concentrándose cada vez más.
¡Feliz Pascua de Resurrección!