miércoles, 28 de octubre de 2009

Un grito, un cuadro sublime...y una dedicatoria


Después de días y días sin saber qué decir por no utilizar insultos, exabrutos...y manifestar un hartazgo soberano, he decidido lanzar un manifiesto que podríamos comparar a los golpes de los enanos de la cueva de Alberich...si no fuera por lo sublime que aquí se va a citar...

¿Por qué nos escandalizamos de corrupción en la política si uno que dice que juega al fútbol le hace un corte de manga a toda una grada como guinda...de una forma de ser?

¿Quién está libre de pecado?
Pero no son estas mundanas banalidades (no es una redundancia sino un recurso literario...bueno, al menos me lo creo yo...) las que me apartan de unos días de exilio forzoso por exceso de trabajo y tareas domésticas...(sí, sí, como lo oyen).

En realidad, venía a hablarles de la inteligencia. Y es que da gusto encontrarse en estos tiempos que corren, con personas inteligentes, aunque no sepas si piensas o no como ellas. Aquí en la red me he hecho seguidor de muchas de esas personas. Yo no me considero muy listo (de verdad), pero tengo una rara habilidad: reconozco a los tontos (será porque como yo soy algo de eso, me veo retratado...o no). En fin, queridos habitantes esporádicos de la blogosfera. Aquí tenéis este retrato del Tiziano, porque, como le dije a mis opositores el otro día, después de Goya no hay nada más. Como es una opinión, exijo que no esteis de acuerdo. Para mí, estos genios del siglo XVI como Tiziano, llegaron en la búsqueda del color adonde no llegará nadie ... Sé que hay miles de biografías de Picasso y miles de estudios sobre su genialidad y la serie de las Meninas, etc. Bueno, sin ir más lejos, me encanta Matisse, me enloquece Kandinsky, y un largo etcétera, pero estamos hablando de genios que están muy arriba. Por utilizar un ejemplo muy muy muy manido: Mozart, es la música. Hoy casi nadie dice las cosas como son. No hace falta mostrar un tono insultante ni imperativo. Tampoco hay que discriminar. No pasa nada por establecer un segundo plano en la jerarquía de los genios. No hace falta pontificar ni menospreciar. Pero no está de más aquello de un canon, como hizo Harold Bloom hace años...

También ocurre con las personas. A veces, inesperadamente, encuentras personas inteligentes en puestos de responsabilidad, y eso, señoras (y señores), tranquiliza mucho. No estoy hablando de master en el MIT o en Harvard...y da igual que se esté de acuerdo o no. La valía de la persona está ahí. En fin, toda esta retahíla está dedicada a mi jefe de estudios, que pringa más que cualquier autónomo siendo funcionario... y sin necesidad, pero que nos facilita mucho el trabajo, porque puedes hablar sin medir las palabras, sin miedo a salirte del guión que muchos jefes preestablecen porque son hipercuadriculados (hiperidiotas, diría yo). Y como es el primero que me encuentro (después de mi querido compañero Paco), desde mi yunque de la cueva de Alberico, desde mi ínfima posición de tutor de una clase...de película, quiero dedicarle esta entrada....que se resumiría en el refrán: las cosas claras...y el chocolate...como el del cuadro de Tiziano!!

12 comentarios:

Manuel dijo...

Esa luz dorada como de miel sentimental y oscura... ¿No puedo añadir a Rembrandt?
Te echo de menos, Fidelio, a ti y a las durísimas mañanas de autocar, sierra e instituto de recortable. Nada más verte supe que seríamos amigos. El pretexto fueron unas biografías de Felipe II.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Igualmente, querido Manuel! El sureste os espera!!

Qué recuerdos. ¿Sabes que he perdido aquel artículo? UNo de los pocos papeles que he perdido.
Yo también me acuerdo de aquel alma pululante que forraba con papel la cubierta de los libros que leía... Un myu fuerte abrazo!!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Yo también te echo de menos sin conocerte, físicamente, amigo (amigos, ya que también incluyo a Manolo).

Es tan densa, tan poliédrica, inteligente, provocadora (en lo intelectual) tu entrada que podría escribir una propia para tomar el testigo.

La verdad es que la luz, siempre sutil de Tiziano; sus expresiones, su tratamiento de los contornos (casi irreales) es una de las experiencias más fascinanntes que la pintura figurativa occideintal ha generado. ¿Despues de Goya? Hombre, yo "no puedo vivir" sin Klee, sin Munch, sin Rothko...sin Pollock, siempre atormentado.

En fin, veo que necesitaré una entrada para poder seguir tu reto.

Un fuerte abrazo

Fidelio en el bosque animado dijo...

Así lo espero, amigo mío! Tampoco podría prescindir de todos los autores que citas. Son...bueno, dejemos los adjetivos. Es verdad todo lo que dices. Lo que pasa es que hay tardes que uno hace un recorrido por la historia de la pintura (¿y, la verdad, quién es uno para opinar?) y no puede evitar estar proclamas. Espero tu entrada con impaciencia. Estas salidas del verano que duran tanto y crean períodos muertos...UN fuerte, fuerte abrazo!!!

Miguel dijo...

Respecto a la luz, a plasmar la luz en los cuadros, yo, sin menospreciar a nadie, me quedo con Sorolla. Quizá sea porque soy, como él mediterráneo.

Un abrazo.

El rincón de Chiriveque dijo...

Ser inteligente merece la pena. Gran descripcion y precioso cuadro. Un abrazo inteligentísmo para ti.

janys dijo...

Hola Fidelio; me encanta la forma como vas redactando y plasmando tus ideas; sí, siempre es un placer conocer gente tan inteligente, así como tú. Igual que Mnuel y Rogelio, me da gusto contarte entre mis amistades aunque no te conozca físicamente. Te mando un beso y un abrazo muy fuerte; hasta luego.

Manuel dijo...

¿Y qué es la verdad? Eso le preguntó Poncio Pilato a Jesús. Y no hubo respuesta... ¿O sí la hubo? Acaso la verdad esté en aquel misterioso, irritante y obstinado silencio del Nazareno.
Dale recuerdos al Feo y al Malo... El Bueno eres tú.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenas tardes Miguel, y perdón por la tardanza en contestaros.

Como no podía ser de otra manera, me hablas de Sorolla. Me perdí la exposición de Madrid. Como ya leerías, uno intenta, desde su pequeña poltrona, hablar de qué pintores han inventado tantas cosas en la historia. Bajo ese punto de vista, Tiziano es uno de los que llegó a extremos increíbles, no olvidemos que hablamos del siglo XVI. UN saludo afectuoso y gracias por tu comentario.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Otro abrazo para tí, querido Chiriveque! Bueno, merece la pena si seguimos aquella máxima de "pensar sin aprender es inútil, aprender sin pensar...peligroso"

Siento no comentar tus entradas como merecen.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Otro fuerte, fuerte abrazo para tí, Janys. LO mismo digo, es un placer leerte y disfrutar de todas tus experiencias que, aunque a miles de kilómetros, son muy enrriquecedoras. Sigue así!

Fidelio en el bosque animado dijo...

Querido Manuel, cuando el comentario es por partida doble, uno se siente muy afortunado! La cita que traes es tremenda! Aunque sólo fuera desde el punto de vista ético, el Evangelio es una fuente de riqueza. Qué lástima que nos empeñemos en excluir en vez de abrazar a cuantos más mejoool! UN fuerte, fuerte abrazo!