martes, 7 de julio de 2009

El sopor del verano, ossia, batiburrillo de ideas


Mis queridos blogueros. El sopor del verano está haciendo mella en mis neuronas. Siempre he trabajado más durante el mes de julio, puesto que dejaba de "trabajar" y podía dedicarme a lo que realmente me apasiona: los papeles de mi archivo!(escuchando Radio-2).
No sé si será porque este verano el calor ha entrado con fuerza (al menos aquí en África del norte), pero mi actividad se reduce a leer algún libro,de los que he adquirido esta semana, o de los que tuviera pendientes.

Esta mañana he hecho un esfuerzo faraónico y me he decidido a compartir estas impresiones con ustedes.

Para mí, trabajar, lo es entre comillas, puesto que, en realidad, lo que hoy hacemos en los Institutos de Secundaria es más bien una labor de monitores, por eso quieren poner actividades por la tarde y ampliar el calendario escolar. No para que nuestras futuras generaciones se formen mejor, sino para que estén recogiditos y se solucione de un plumazo el tema de la conciliación familiar. Al fin y al cabo, como dijo la presentadora del Telediario 1, "hay prácticamente tantos modelos de familia como tipos de persona". Como ahora hay que ponerle etiqueta a todo, ¿qué serían aquellas familias en que los hermanos se quedaban huérfanos y el hermano o la hermana mayor se hacía cargo de la prole? ¿"comunas fraternales acéfalas"? En fin, como siempre he pensado que donde estaba el cariño de una, doso más personas y los que bajo ellas vivían, había una familia, me dio un poco igual el comentario del No-Do.

Estoy leyendo un libro que también lee mi querido Rogelio y que, espero, pronto nos va a comentar, por eso mantengo el título en secreto, como muestra de respeto y veneración. También estoy con La guerra de los Boers, del ínclito Churchill. Es un libro de aventuras, de aquellos que leíamos de pequeños, tipo Robur el conquistador. Se nota la pasión por la Historia de Churchill, y, sobre todo, su formación clásica (como la de todos los escolares ingleses de aquella época), pues a veces introduce juicios universales sobre los acontecimientos que narra, que son un auténtico lujo. Merece la pena nada más que por esto.

Otro de los tochos que llevo en marcha es una enésima Historia de las Cruzadas, la edición española de una obra alemana de los años sesenta, bastante interesante pues se acompaña de un contexto general de la época que recorre este fenómeno, y no cae en el argumento facilón de que fueron los comerciantes genoveses los que, aprovechándose del fanatismo de los papas, arrastraron a Europa a una orgía de crímenes, etc, etc, etc. A mí, estos argumentos, como aprendiz de estudiante de historia, siempre me han sonado a cantinela que quieren que nos aprendamos. Como aquello de "cautivo y desarmado...".

Y cuando los termine, me está esperando la Historia de Roma de Theodor Momsen, el santón de la Historia antigua de España (Fontes Hispaniae antiquae) y, sobre todo, de Roma. Lo que me recuerda que mi amigo Chiriveque publicó la semana pasada dos interesantísimas entradas a propósito de una época que me apasiona: la tardoantigüedad; aquí os dejo la referencia http://trastopato.blogspot.com/2009/07/presentacion-de-el-jardin-de-hipatia.html.


Todo esto además de los periódicos que entran en casa, con los que uno no sabe si reir o llorar (como siempre), y de los que hay que destacar las mesas para el cultivo de tomates (¿raf?) del ex-director del CNI, al que, visto lo visto, debieran haberlo hecho ministro de agricultura y pesca. Pero bueno. Se me está agotando la "agilidad" mental, cerebral y espiritual, de modo que les voy a dejar con una recomendación: no pisen las plantas, aunque sean matojos. Arriba les traigo una amapola de mar, una especie muy extendida por las costas -no urbanizadas (risas de fondo)- el sureste peninsular. Aunque vean matojos, no los pisen, la mayoría son especies protegidas. Es que uno tiene complejo de von Humboldt, pues iba para biólogo, pero cuando me obligaron a estudiarme la bioquímica, les dije "ahí os quedais", y me dediqué a otros menesteres (con todo respeto para nuestros premios Nobel).


En fin, no piseis las plantas, pero si veis a algún descerebrado, como nos pasó a mi mujer y a mi, pegándole un puñetazo a un gran danés, acordaos del Padrino y mandadlo a dormir con los peces. No podíamos dar crédito a lo que estábamos viendo, y, desde luego, nos dio la mañana. Y es que en esto de la estupidez del ser humano, ni los perros están a salvo. Yo conservo un par de cicatrices de un mixtolobo (me encanta el nombre) que tuve de pequeño. Pero no me gusta tener perros en el piso porque pierden libertad. Aunque os parezca paradójico, al provenir de una familia de cazadores, tengo en mente la idea de que los perros están mejor en el pueblo y en semilibertad, y estoy, personalmente por supuesto, en contra de las peluquerías caninas: agua y jabón!!.Pero sobre todo, tengo un respeto casi religioso por la naturaleza (aunque nos zampemos de vez en cuando una liebre al ajillo...que está de muerte!!).


Espero que los que estais trabajando cojais pronto las vacaciones y, sobre todo, las disfruteis. Y los que ya habeis estado, que no trabajeis demasiado. Al fin y al cabo, en España hay cada vez menos parados, porque están en el Plan de Empleo, no sé qué, o porque están haciendo cursos de formación. Salud...y monarquía!!

16 comentarios:

Alawen dijo...

Yo tampoco creo que un piso sea el sitio más adecuado para un perro, y si el perro es grande, menos aún.

Espero que disfrute usted de sus lecturas veraniegas, tienen muy buena pinta, sobre todo esa de las Cruzadas, (me ha dejado el gusanillo para el otoño)
Feliz verano.

García Francés dijo...

Gracias, D. Fidelio, lo que fue una discrepancia con Gorriarán se convirtió en un pugilato con este felino. Sectarismo al cubo.

Me va usted a permitir que me ponga estupendo y le enseñe a hacer enlaces. Verá que es fácil y facilita que la gente acceda rápidamente a su texto.


En su caso sería:

El Sopor del verano, ossia, batiburrillo de ideas

Espero que no me deje mal y funcione el jodío enlace. Un abrazo, amigo.

Su entrada me ha traido recuerdos muy lejanos, mediados de los setenta, en su patria chica, con una caló para derretir el Gugenheim, llegamos de París mi hermano y yo con dos amigas para pasar unos días en Uleila del Campo. Mestro comunista, cura del búnker y nuestro amigo anfitrión un profesor nativo que daba clases en París. Era amigo de mi hermano y se llamaba Jacinto. No recuerdo su apellido.

Creo que no pude moverme de la son¡mbra en tres días y recuerdo una o dos liebres muy ricas.

García Francés dijo...

Perdone, la chuleta está escrita encima de la ventana donde escribe usted sus comentarios en mi blog.

Uste meta la direccion entre las comillas "Dirección" y el título del post entre >Titulo<

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenas tardes Alawen! La verdad es que mis lecturas tienen casi todas el mismo sesgo. De vez en cuando me atrevo con la literatura. Muchas gracias por su visita. Un saludo cordial. En breve le visito!

Fidelio en el bosque animado dijo...

Don Alfredo!!!! No doy crédito a lo que estoy leyendo!!!!! Si lee mi entrada de mañana lo entenderá. Ah! Y gracias por las instrucciones, necesarias para alguien que le hace el mismo caso a la informática que a los papeles de la administración. Espero cumplimentar mañana las instrucciones que tan amablemente me ha dado. Ni que decir tiene que a vd le hago más caso...que a la administración.

Fidelio en el bosque animado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El rincón de Chiriveque dijo...

Muy buenas Fidelio, enormes gracias por citar mi entrada y por darle propaganda a la que considero que es una escritora infravalorada, con muchísimo talento pero sin el markéting de tipos como Ildefonso Falcones (o el desaparecido Stig Larsson)...

Y, por cierto, no sabía que fueras profe (o no lo recordaba, soy despistado, jeje). En todo caso, da ejemplo a tus alumnos y lee mucho, que de ti tienen muchísimo que aprender.

Y, por cierto, no imites a Alejandro Dumas, que ya sostuvo aquello de que "África empieza al sur de los Pirineos" jeje...

Un abrazo.

El rincón de Chiriveque dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bárbara Paraula dijo...

Buenas tardes fidelio,

cuando logre entender como se pone lo de los enlaces, por favor, tenga a bien explicármelo a mi.

Lo de no piséis las plantas debió pensarlo Alberto Sainz, y por eso mandó construir unas grandes plataformas para que los tomates estuviesen elevados y no tener que agacharse.

Por cierto, que su post sobre lecturas de verano me ha recordado mucho al mío anterior a Salomé... y que sorprendentemente no me comentó.

De entre los libros que menciona, cuando encuentre uno realmente sobresaliente hágamelo saber.

Un caluroso saludo.

Bárbara Paraula dijo...

Buenas tardes fidelio,

cuando logre entender como se pone lo de los enlaces, por favor, tenga a bien explicármelo a mi.

Lo de no piséis las plantas debió pensarlo Alberto Sainz, y por eso mandó construir unas grandes plataformas para que los tomates estuviesen elevados y no tener que agacharse.

Por cierto, que su post sobre lecturas de verano me ha recordado mucho al mío anterior a Salomé... y que sorprendentemente no me comentó.

De entre los libros que menciona, cuando encuentre uno realmente sobresaliente hágamelo saber.

Un caluroso saludo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Hola Chiriveque! La verdad es que estarás de acuerdo conmigo, la lectura es uno de los pocos refugios que nos queda en eso de hacer lo que nos da la real gana.

Muchas gracias por aquello de que tengan que aprender mis alumnos de mí...trato de no pensar en ello porque las notas las pongo a ojo...y acierto.

Y de nuevo te doy yo las gracias por la entrada de Hipatia. Interesantísima. Estuve visitando los blogs que comentabas. Bueno, el libro queda pendiente. La historia de Hipatia la oí por primera vez en Cosmos, cuando ese grandísimo humanista -Carl Sagan-, nos contaba la historia de la última bibliotecaria de Alejandría.

Ah! Y con respecto a la frase de Dumas, a veces preferiría estar en el Rift con algunos de mis alumnos que en esta Europa tan "civilizada"...es broma. Para que te hagas una idea, uno de nuestros alumnos (rifeño) anda todos los días veinte minutos para venir a clase por una cuestión del transporte escolar que no viene al caso. ¡Esos son los alumnos por los que uno no pierde la vocación! Bueno, y disfruta de tu curso de inglés. Estoy seguro de ello. UN abrazo!

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenas tardes doña Bárbara! Es cierto que no aparece mi comentario en su entrada, pero sí que lo comenté, y varias veces. Lo que ocurre es que fue uno de esos queridos momentos-internet en que se conjugan varios factores y no hubo manera. En aquel comentario le hablaba de las cortinas que usted comentaba, pero también le felicitaba por la idea de la bibloplaya y, sobre todo, le hablaba del Príncipe y del libro sobre el antropólogo que está usted leyendo. Le decía que lo ví, precisamente, esa misma mañana, pero que opté por comprarme algunos de los que cito.

Bueno, respecto a cómo se pega la entrada en otra blog, don Alfredo ha tenido a bien explicármelo, y arriba lo tiene usted. Espero poder haberlo bien mañana. Un gran saludo...ahora que empieza a refrescar y podemos aventurarnos a salir al exterior! Por cierto, le recomiendo el de Ahmed Rashid, Descenso al caos.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Fidelio.

Emopiezo por comentarte que me imaginaba tu descubrimiento de la historia de Hipatia, gracias a Cosmos-Sagan. Adivina quién la descubrió así también... (En el capítulo correspondiente, hablaba -Sagan- de Eratóstenes, director de la gran biblioteca de Alejandría).

Sobre tu entrada, te diré que me das envidia. Ya me gustaría a mí dedicarme a mis archivos dispersos.

A ver quién termina antes el libro al que te refieres, si desvelar su título. Sobre La guerra de los Boers, "del ínclito Churchill", me gustaría saber en qué editorial está publicado.

Un abrazo y habalmos, amigo mío.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Yo también lo imaginaba, amigo. Qué serie y qué libro. UNo no se cansa de comentarlo ni de leerlo, ni de verla! Bueno, cuando comencé a estudiar Geo-Hist., la primera clase fue sobre Eratóstenes, así que ya te puedes imaginar mi emoción. Tanto que me dediqué a leer y leer sobre el tema olvidándome del resto del trimestre...pero bueno, esa es otra historia.

El libro de Churchill está en Turner/Armas y Letras (esto último será la colección, desde luego el nombre es totalmente Garcilasiano: la pluma y la espada), salió hace tres años. Yo me lo compré el otro día. Creo que te va a gustar bastante, y no es demasiado difícil en cuanto a la geografía porque las ciudades te van a sonar tutte!
De verdad, de verdad que no me gusta airear mis vacaciones por esto que me comentas. A mi cuñado tampoco le digo nada...pero a mis hermanos, los fusilo sin piedad.
Espero que el verano no esté haciendo estragos en tus neuronas...como me está ocurriendo a mí. Creo que con la entrada de esta mañana voy a "echar el resto"...Un fuerte abrazo!!

Muñeca de trapo dijo...

Hola fidelio!!!, no sabes la envidia (sana,eh!), que me das...calor!!!, aquí en el norte estamos pasados por agua.

Como casi siempre, comparto al cien por cien tu opinión, de que hay tantos modelos de familia como tipos de persona, con lo cual es difícil intentar mediar siguiendo un solo patrón.
Me alegra saber,y la verdad, no tenia ninguna duda al respecto, que eres una persona respetuosa con la naturaleza; en ocasiones solemos alardear de ello y con frecuencia no somos consecuentes.

Yo también te deseo un buen verano, que disfrutes de tu familia y la lectura.

Un fuerte abrazo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Muchas gracias Muñeca de Trapo! Bueno, quizás aqué echemos de menos un poquito de agua. En realidad, lo que quería decir sobre los modelos de familia es que no hay que encorsetar tanto ni intentar establecer tales o cuales modelos. Bueno, es que hay algunos libros de ciudadanía que acuñan tal o cual familia...y a mí, como sí afirmé, me da un poco igual. Quizás habría tantos tipos de familia como situaciones planteara la vida...siempre que medie el cariño y la protección que una prole o unos parientes (adptivos o no) merezcan. Desde luego, en el ámbito legal y en el religioso podemos establecer muchos tipos, pero no dejan de ser acuñaciones.
Muchas gracias por tu comentario, y que disfrutes el verano. Un fuerte abrazo!