lunes, 29 de junio de 2009

¡Viva Honduras! (Perdón, quería decir El Salvador, es que vengo de Honduras....)


No me gusta hablar, y mucho menos, lanzar juicios sobre los sitios que no he visitado.
Por otro lado, es imposible estar en todos los sitios que uno quiere. A lo largo de toda su vida, un botánico recorrió el mundo y sólo podía hablar de una cuarta parte de los países que había visitado (lo cual es mucho).
Todo esto viene porque la percepción que tengo de Iberoamérica (lo de Latinoamérica es un concepto francés, imperialista, en el más estricto sentido de la palabra, y no estoy dispuesto a utilizarlo) viene a través de las noticias y una visita muy puntual. Es verdad que he hablado con personas que han estudiado y han visto problemas de primera mano...o con familiares.
Cuando fui oyendo las noticias que sobre Honduras aparecían en el Telediario, cuando fui oyendo "entre líneas" (si es que se puede), ustedes me van a permitir, pero pensé...al menos no hay muertos. Y es que hace dos décadas, cualquier movimiento de este tipo se saldaba con muertos. Muchos tenemos grabada en la retina la imagen de la embajada española de Guatemala ardiendo, y los oscuros argumentos que fueron apareciendo.

No menos significativo me pareció oir lo siguiente: los embajadores de Cuba, Venezuela y otros países (ya imaginamos cuáles) han abandonado el país tras conocer la noticia de que el presidente había sido "escoltado" fuera del mismo.
Cuando estudié América Latina Contemporána (así se llamaba la asignatura), mi profesor era uno de esos que ahora llamaríamos progres. No conectamos, nunca le gustaron mis trabajos (y tenía razón) pero siempre lo respeté porque era un intelectual bastante formado. Conoció la Nicaragua de Ortega, estuvo con la guerrilla del ELN y creo recordar que con las FARC (haciendo su tesis), nos pasó unos interesantísimos artículos sobre el Magdalena medio, nos trajo a Hernando Valencia, procurador de Derechos Humanos en Colombia. Y, recuerdo, en una de las conversaciones que tuvimos (prácticamente todas interesantísimas) me dijo que la "contra" que venía desde Honduras, era muchísimo más virulenta que la que operaba desde Costa Rica. Esto, para cualquier contemporaneísta de América no era ninguna novedad, pero para mí, estudiante veinteañero, fue como una revelación, pues en seguida recordé aquella imagen de la embajada española de Guatemala y los sucesos del asesinato de monseñor Romero. Hemos oído hablar, y mucho, del narcotráfico de Colombia y México, de las dictaduras del Cono Sur americano...pero en América Central hubo horrores similares... o peores.

Vuelvo a la crisis de estos días. A mí, particularmente, me ha resultado muy llamativo el hecho de que, primero, no se aclarara del todo que el presidente hondureño quisiera perpetuarse en el poder, esto es verdad. Segundo, que, claramente quería reformar la constitución para poder volver a presentarse, esto, también es un hecho. Tercero, que más o menos, la mitad del país y, sobre todo, sus instituciones, se le opusiera de manera tajante, como se ha podido comprobar... Cuarto, que la comunidad internacional pida el restablecimiento del orden democrático (habría que ver qué piensan de verdad). Quinto, que Hugo Chávez se haya puesto en seguida a lanzar sus peroratas (al menos no nos ha recomendado el zumo de uva), él, golpista que estuvo en la cárcel y...bueno, por sus actos los conocereis.

Estos hechos, me resultan bastante desconcertantes. El ejército hondureño depone al presidente, nombra uno nuevo, pero aún no ha habido derramamiento de sangre. El presidente es escoltado hasta Costa Rica, es decir, ni a Nicaragua, ni a Venezuela ni a Cuba.

Créanme si les digo que estoy bastante desconcertado. Y lo digo, porque, como español, y por razones obvias, me importa mucho Iberoamérica, he estudiado un poquito su historia e instituciones, y me da mucha pena que siga presa de sus problemas estructurales. Cuando encuentre una serie artículos de Juan Velarde Fuentes sobre Iberoamérica, les cotaré. A saber qué va a pasar en Argentina después del matrimonio Kirchner, qué futuro le espera a Bolivia, Venezuela o Nicaragua con esos pseudopopulismos que padecen...o vuelven a padecer. Y es que la cleptocracia, la desestructuración laboral y económica y la deuda tan ingente de políticos que no saben gestionar es demasiado para un contienente que, paradójicamente, es de los más ricos. No hay conclusión a mi entrada de hoy, porque nunca la he tenido...ni la tengo. Sí una especie de percepción de que, como en todas partes, hay millones de personas trabajando, y unos cuantos que en nombre de Milton Friedman, de Karl Marx, o de Simón Bolívar, están alimentando su orgullo, sus anhelos y ansias de poder...y sus arcas. Un millón de abrazos para nuestros hermanos de Honduras, y para las Damas de Blanco.

P.D.: El mural es de mis alumnos.

5 comentarios:

El rincón de Chiriveque dijo...

La vida es demasiado agitadada por esos lares. A Chávez le pediría que se preocupara de su propio país. Una cosas son las diatribas (hasta cierto punto jocosas) que en su día hizo contra Bush, y otra que tenga que meter cucharadas en todas partes.

Y, por supuesto, lo ocurrido en Honduras es un atentado total a la democracia.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Soberbio análisis.

Lo que resulta intorelable, condene o no Obama el golpe, es el impulso chavista de Zelaya para incumplir la sentencia del Supremo. MEL se excedió y desoyó el mandato de otras instituciones.

Sobre el ejército y Micheleti poco (bueno) tengo que decir. Lo que sí me resulta reconformtante es que el chavismo se haya detenido.

Por lo demás, todos estos fenómenos políticos nos hacen pensar en lo impiortante que resulta el establecimiento sólido de los Estados (aunque te perezca raro escuchar esto de un liberal austriaco como yo). Estoy terminando el último libro de Raschid (Descenso al caos) y su idea central es el efecto devastador derivado de la no copnstrucción de Estados fallidos en Asia Central.

UN abrazo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenas noches, Chiriveque!! Sí, por desgracia hay demasiados lugares donde el secuestro es habitual. Anoche estuve repasando mi minihemeroteca y, sin ir más lejos, en la misma honduras, hará unos diez años, hay noticias incluso del asesinato de un ex ministro de economía. Es una lástima. Al menos, como digo, no hay matanzas como en los años ochenta. Gracias por tu comentario. Un abrazo!

Fidelio en el bosque animado dijo...

Amigo Rogelio, lo que ocurre es que, como hemos comentado en más de una ocasión, cuando el ejército sale a la calle en Centroamérica (en toda Iberoamérica diría yo) es para echarse a temblar. Bueno, hoy hemos visto los compañeros de viaje de Mel (no precisamente Gibson, je, je, je). Nicaragua!!, con quien hace unos años estuvo a punto de llegar a las armas!! A ver en qué queda esto. Me da la impresión de que ha sido adelantarse a la cuchara (como dice Chiriveque) del chavismo, y es que HUgo es mucho Boss!! Je, je, qué ingeniosete! Por cierto, estoy deseando empezar el libro de Rashid. Ya comentaremos. Un abrazo!

janys dijo...

Claro que no los tiraré; guardan mucha historia en sus suelas. Un beso y hasta pronto.