sábado, 9 de marzo de 2013

Casals y las suites de Bach. Dedicado a Jesús Jareño y a todos los dreyfusistas...



Rescatadas del olvido, las suites para celo de Juan Sebastián Bach han supuesto para muchas generaciones, entre las que está la mía, un redescubrimiento del maestro. Este preludio aparece en anuncios, películas y reportajes. Me sigue sorprendiendo cómo el hombre (y la mujeeeer) del siglo XX queda prendado de un preludio bellísimamente simple, pero que, simplemente (y nada menos), comineza con una sucesión de arpegios en la escala de sol mayor (creía que era en do mayor, Jesús Masero!). Algo parecido al preludio número 1 del Clave bien Temperado. Sin embargo, resulta cautivador. Pero si bello es el preludio, el resto de danzas resulta sublime.
 
No sé cómo es la estética de nuestro tiempo (no sé si me interesaría), es difícil saberlo, porque todo es mercancía (una de las pocas cosas en las que no se equivocó Marx), y por lo tanto, casi todo está condicionado por el márketing o el precio de mercado, incluyendo el arte. Lo que sí sé es que la música de Bach es retomada....una y otra vez. Eso, desde luego, es mucho más de lo que hubieran soñado Aquiles y todos los héroes de la Ilíada.
 
Las suites para celo fueron redescubiertas por el maestro Pau Casals. Las grabó y creó con ello una estética de Bach. No sabemos cómo pensaba el maestro de Köthen al querer que se interpretaran de una manera o de otra. Igual eran sólo ejercicios para practicar con el celo (como las de violín, otra catedral de la belleza). Lo cierto es que Casals les da una impronta tan humana, tan cálida e intensa, que cuesta apreciar otras versiones. Esto se lo debo a otro de mis maestros, Jesús Jareño, que me descubrió, a su vez, a Casals, a la vibrantemente humana interpretación de Casals...entre otras muchas cosas. Una vía de cómo lo humano lleva hasta Dios, a través de las Suites para celo, la Misa en Si menor o la Pasión según san Mateo. Este, por tanto, es un homenaje a ese maestro de Murcia. Profesor de francés....especialista en Charles Péguy y maestro en agitar conciencias con la Verdad. Mi padre lo quería y apreciaba mucho. Yo también. Gracias, Jesús.

4 comentarios:

Manuel Ariza Canales dijo...

Este verano estuve viendo una exposición dedicada a Piranesi en el CaixaForum y proyectaban esto en una sala con una pantalla abovedada: ¡alucinante! Imprescindible que lo veas en modo "pantalla completa".
http://www.youtube.com/watch?v=FlcbxAr11Pc
Las entradas de los viernes son todas "esto lo escribí yo". Son reediciones cuidadas y mimadas de artículos publicados en "Cuadernos del Sur". ¿Acaso no se notaba que lo de Camus lo había escrito yo?

Juan Carlos Vila dijo...

Como "dreyfussard" me encanta este post, este cello es magnífico. Por cierto, muchas gracias Luis por el comentario en mi página de Péguy. Justo estoy cambiando para reagrupar lo que hago. A partir de la semana que viene en www.juancarlosvila.es se podrá encontrar mi blog, el de Péguy y lo que preparo para mi tesis, además del enlace a Facebook. Un saludo

Fidelio en el bosque animado dijo...

Manuel, cómo voy a dudar de "esto lo escribí yo"!! Por eso te lo pregunté...(je je). No, en serio, sí que imaginaba que lo habías escrito tú.

Veré lo que me dices y te lo comento con más calma. Ahora estoy en el prelunes, preparando cosas para mañana y fiscalizando a mi hija pequeña para que no coja los libros ni los cdés. Un fuerte abrazo!

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenas noches Juan Carlos. Muchas gracias por tu comentario. Hace años descubrí tu página sobre Péguy y me gustó mucho. De hecho, copié un poema sobre la Esperanza. Un poco de manera inconsciente pues no dije de dónde lo había sacado ni nada por el estilo. Sí que dejé un hiperenlace en una de mis entradas pues la página es estupenda. Bueno, espero poder visitar tu blog pues, como digo, la página de Péguy es fantástica. Muchas gracias por tu comentario. Un saludo!