domingo, 17 de abril de 2011

Chopin y su mazurca



Tenía pensado hablar de Richelieu y de cómo Francia sigue liando las cosas en el concierto internacional...pero he redescubierto esta mazurca de Chopin en la serie que dan en Mezzo sobre la integral de Chopin del pasado año; y os la voy a dejar con la condición de que la oigais varias veces.


Uno tiene la sensación de estar escuchando algo atemporal, como las gnoissiennes de Satie, etc, etc (largo) etc.


Se trata de la mazurca op. 17 nº4. A mí, como podréis imaginar, me gusta por muchas razones. Una es, cómo no, la nostalgia. Un joven de veinte años con sus amigos asistiendo a una integral que organizó Caja...no me acuerdo (qué más da, ahora la harán banco) interpretada, sí que me acuerdo, por Mario Monreal.

¡Qué tiempos aquellos en que nos dejábamos llevar por la imprudencia y la impertienencia en nuestras opiniones, sin ningún pudor ni reparo!


Bueno, ahora también nos dejamos llevar...pero no lo exteriorizamos ¿no?


Este enlace que os dejo es un fragmento de un documental curiosísimo (me parece un poco frívola la expresión tratándose de Horowitz, pero bueno) sobre una excursión de Vladimir Horovitz al concierto nº 23 de Mozart.


Hay momentos en los que uno no sabe si escucha a Chopin, o a......lo dejo a vuestra imaginación. El mío (uno de miles) es un atardecer en Venecia. Mucho frío. Nadie en el embarcadero. En fin, puedes imaginarte a tí mismo, como un viajero del siglo XIX que va a partir para Valldemosa...o un Carbonario. Elijan.